Aeroponía

Aeroponia

¿Qué es la Aeroponía?

Los sistemas aeropónicos nutren las plantas con nada más que una niebla cargada de nutrientes. El concepto se basa en el de los sistemas hidropónicos, en los que las raíces se mantienen en un medio de crecimiento sin tierra, sobre el que se bombea periódicamente agua cargada de nutrientes. La aeroponía simplemente prescinde del medio de cultivo, dejando que las raíces cuelguen en el aire, donde son periódicamente bombeadas por dispositivos de nebulización especialmente diseñados.

En los sistemas aeropónicos, las semillas se “plantan” en trozos de espuma rellenos en pequeñas macetas, que se exponen a la luz en un extremo y a la niebla de nutrientes en el otro. La espuma también mantiene el tallo y la masa de raíces en su lugar a medida que las plantas crecen.

Ventajas de la Aeroponía

¿Quién sabía que las raíces desnudas podían sobrevivir, y mucho menos prosperar? Resulta que eliminar el medio de crecimiento es muy liberador para las raíces de las plantas: el oxígeno extra al que están expuestas resulta en un crecimiento más rápido. Los sistemas aeropónicos también son extremadamente eficientes en el uso del agua.

Estos sistemas de circuito cerrado utilizan un 95 por ciento menos de riego que las plantas que crecen en el suelo. Y como los nutrientes se mantienen en el agua, también se reciclan.

Además de estas eficiencias, la reputación ecológica de la aeroponia se ve reforzada por la capacidad de cultivar grandes cantidades de alimentos en espacios pequeños. El enfoque se emplea principalmente en granjas verticales interiores, que son cada vez más comunes en las ciudades, reduciendo los costos ambientales de llevar la comida del campo al plato.

Y debido a que los sistemas aeropónicos están completamente cerrados, no hay escurrimiento de nutrientes que ensucien las vías fluviales cercanas. En lugar de tratar las plagas y enfermedades con productos químicos fuertes, el equipo de cultivo puede ser simplemente esterilizado según sea necesario.

 

Desventajas de la Aeroponía

Los sistemas aeropónicos requieren un poco de delicadeza para funcionar con eficacia. La concentración de nutrientes del agua debe mantenerse dentro de parámetros precisos e incluso un ligero mal funcionamiento de su equipo puede causar la pérdida de un cultivo.

Si los nebulizadores no pulverizan cada pocos minutos – tal vez porque la energía se va, por ejemplo – esas raíces colgantes se secarán rápidamente. Y los rociadores necesitan una limpieza regular para evitar que se obstruyan por los depósitos minerales en el agua.

También hay un gran inconveniente, desde el punto de vista medioambiental: los sistemas aeropónicos dependen de la energía eléctrica para bombear el agua a través de los diminutos dispositivos de nebulización. Y mientras que pueden ser empleados en la luz natural de un invernadero, se utilizan más a menudo con luces de cultivo de energía intensiva. Sin embargo, la energía solar u otras fuentes de energía alternativa pueden ser aprovechadas para eliminar este inconveniente.

 

¿Cuánto cuesta un sistema aeropónico?

Los modelos de bricolaje pueden fabricarse por menos de 100 euros, pero los sistemas profesionales de buena calidad con monitoreo automatizado de nutrientes y un suministro de energía de respaldo comienzan en el rango de cuatro cifras.

 

Consideraciones sobre el equipo

Todos los sistemas aeropónicos requieren un recinto para retener la humedad e impedir que la luz llegue a las raíces (normalmente se trata de un recipiente de plástico con agujeros perforados para cada planta), además de un depósito separado para guardar la solución de nutrientes. Además de estos componentes básicos, hay algunas otras cosas que hay que tener en cuenta al diseñar un sistema aeropónico que se adapte a sus necesidades.

Algunos sistemas aeropónicos están diseñados para ser usados horizontalmente, como un lecho de plantación tradicional. Pero las torres y otros enfoques verticales son cada vez más populares, ya que las raíces deben extenderse, es una forma inteligente de ahorrar espacio. Los sistemas verticales también son populares porque los dispositivos de nebulización pueden ser colocados en la parte superior, permitiendo que la gravedad distribuya la humedad.

Otra dicotomía en el equipo aeropónico: sistemas de alta presión contra sistemas de baja presión.

 

Sistemas aeropónicos de baja presión

Los sistemas de baja presión, que dependen de una simple bomba para rociar agua a través de los nebulizadores, son baratos y adecuados para la construcción de bricolaje. Este enfoque se denomina a veces “soakaponics”, ya que los nebulizadores de baja presión son capaces de producir sólo un ligero chorro, algo así como un diminuto rociador, no una verdadera niebla.

 

Sistemas aeropónicos de alta presión

Para la verdadera niebla, que significa que la humedad flota en el aire y entrega más eficazmente los nutrientes a las raíces, se necesita una presión de agua más alta que la que puede proporcionar una bomba ordinaria. Por lo tanto, los sistemas profesionales de aeroponía dependen de un tanque de agua presurizada capaz de contener de 60 a 90 psi, junto con nebulizadores de alta calidad capaces de entregar la mejor bocanada de humedad posible.

Los proveedores de hidroponía tienen cada vez más en existencia una línea completa de equipos de aeroponía, desde los nutrientes, macetas, bombas, temporizadores y tubos que se necesitan para un sistema de bricolaje hasta granjas de aeroponía totalmente automatizadas.

 

¿Qué puedes cultivar con Aeroponía?

Cualquier cosa, en teoría. En la práctica, los sistemas aeropónicos se utilizan principalmente para las mismas aplicaciones que los sistemas hidropónicos, incluyendo verduras de hoja, hierbas culinarias, marihuana, fresas, tomates y pepinos. Una excepción son los cultivos de raíces, que no son prácticos en un sistema hidropónico, pero que se adaptan bien a la aeroponía, ya que las raíces tienen mucho espacio para crecer y son fácilmente accesibles para su recolección.

Otros cultivos de hortalizas son posibles, pero tienen necesidades de nutrientes más complejas. Los arbustos y árboles frutales no son prácticos en los sistemas aeropónicos debido a su tamaño.

 

Solución de nutrientes aeropónicos

El agua

Un sistema aeropónico de interiores utiliza mucha menos agua y nutrientes porque las raíces de las plantas se rocían a intervalos en períodos determinados utilizando una precisa neblina de gotitas que puede ser utilizada más eficientemente por ósmosis para nutrir la planta. Se pierde muy poco exceso de solución nutritiva por evaporación o escorrentía.

Las enfermedades de las plantas se reducen al mínimo porque las raíces se dejan abiertas al aire, evitando que se empapen en un medio húmedo estancado y la cámara de las raíces se puede mantener estéril.

Las plantas odian el agua dura. ¿Por qué?

El agua dura tiene altos niveles de carbonato de calcio que se disuelve en ella. El agua subterránea, como el agua de pozo, es muy dura y en su mayoría proviene de piedra caliza disuelta. No se puede eliminar el calcio usando un filtro.

Las raíces de las plantas toman los nutrientes por ósmosis. La membrana de la raíz permite que los nutrientes pasen para llegar a la planta. El calcio es un nutriente que las plantas metabolizan, al igual que la sal es un nutriente que los humanos utilizan.

Sin embargo, si bebemos agua salada para saciar nuestra sed, tenemos más sed. La única manera de deshacernos del exceso de sal es enjuagarla con agua. Pero beber más agua salada sólo nos hace estar más deshidratados y sedientos.

Esta es una analogía aproximada del problema que tienen las plantas al crecer en agua dura. Así que, aunque los nutrientes que la planta necesita pueden estar en el agua dura, no puede obtener los suficientes. Por cada sorbo de agua que la planta necesita, obtiene demasiado de lo que no quiere y le cuesta trabajo deshacerse de ello. Esto pone estrés en la planta y no crecerá bien.

Así que, aunque los nutrientes que la planta necesita pueden estar en el agua dura, no puede obtener los suficientes. Por cada sorbo de agua que la planta necesita, obtiene demasiado de lo que no quiere y le cuesta trabajo deshacerse de ello.

Las plantas necesitan la concentración adecuada (PPM)

Como mencionamos anteriormente, las plantas absorben nutrientes por ósmosis, para cada tipo de planta, hay un límite en la concentración total disuelta de todos los minerales que puede manejar.

Hay diferentes métodos para medir los nutrientes disueltos en la solución o concentración. La forma más común es medir la conductividad eléctrica, o EC con un medidor.

Por ejemplo, la lechuga crece mejor con una EC de alrededor de 1,6. Recuerda que esta es la concentración de minerales en el agua, ya sea buena o mala. Digamos que la EC del agua del grifo antes de añadir cualquier nutriente es de 0,3. Así que si preparas una solución de nutrientes para tu sistema aeropónico con una EC de 1.6, casi el 19% de las cosas disueltas en el agua son cosas que la planta no quiere. (0,3 dividido por 1,6 es igual al 19%)

Medidor de pH y CE

La Conductividad Eléctrica o EC es la concentración de minerales en el agua, ya sean minerales buenos o malos.

 

El pH correcto

El agua dura tiende a tener un alto pH para que la mayoría de las plantas crezcan bien. La mayoría de las plantas absorben mejor los nutrientes cuando el pH es ligeramente ácido. El pH neutro, no ácido ni básico, es de 7,0. Sin embargo, a la mayoría de las plantas les gusta un pH ligeramente ácido de alrededor de 6,0. Debes saber que el pH es una escala logarítmica y no lineal. Un movimiento de 7,0 a 6,0 es unas diez veces más ácido. La mayoría de las aguas duras tienen un pH superior a 8,0, lo que no es ideal para las plantas.

La mayoría de los nutrientes aeropónicos e hidropónicos comprados bajarán el pH por sí mismos. Estos nutrientes asumen que se comienza con agua que es neutra, un pH de 7,0. Así que, si el agua es neutra, y agregas estos nutrientes, la solución final bajará a un pH de 6,0. ¡Bingo! Que es lo que queremos para la mayoría de las plantas.

 

Las raíces usan los iones del agua

Complicando más la fórmula, las raíces utilizan los nutrientes como iones en el agua; cationes con carga positiva o aniones con carga negativa. Un ejemplo de un catión es el amonio, NH4+, y un anión nitrato, NO3- , ambas importantes fuentes de nitrógeno para las plantas. A medida que las plantas utilizan los iones, el pH de la solución puede cambiar, lo que significa que puede inclinarse demasiado positivo o demasiado negativo. El pH óptimo para el crecimiento de las plantas está entre 5,8 y 6,3.

En los sistemas aeropónicos en los que se reciclan el agua y los nutrientes, es importante medir el ácido/base o la medida del pH para permitir que las plantas absorban los nutrientes. Los sistemas aeropónicos que utilizan aerosoles para nutrir las raíces utilizan mucho menos líquido, lo que facilita la gestión de la concentración de nutrientes con una mayor estabilidad del pH.

 

Encontrando el pH 7.0

Si el agua de inicio no tiene un pH neutro, puede comprar un kit de pH para ajustarlo añadiendo base o ácido hasta que la solución de nutrientes esté entre el rango de 6.0 a 6.5. Esto puede tomar un poco de tiempo, pero es el camino a seguir para el crecimiento saludable de las plantas.

El agua de lluvia está generalmente cerca del pH neutro ideal de 7,0 y es la forma más natural y barata de hacerlo. Sin embargo, dependiendo de dónde vivas, la contaminación del aire, los pájaros y el polvo podrían afectar la calidad del agua.

Si no tienes acceso al agua de lluvia o el agua del grifo es mala, puedes usar agua destilada. Puedes comprarla en tu tienda local o comprar una destiladora. El proceso es bastante fácil. Cuando conviertes el agua en vapor de agua o en vapor, el carbonato de calcio se deja atrás junto con otras impurezas. Lo que obtienes después de que el vapor se condensa es simplemente H2O, agua con un pH de 7.0.

Otro proceso para hacer buena agua es la ósmosis inversa, OI. Estos sistemas producen agua buena desperdiciando algo de agua. Estos sistemas pueden instalarse en la mayoría de las cocinas, pero requieren un mantenimiento mensual. Si se descuidan, producirán agua mala, y la mayoría tienen altas concentraciones de nitrógeno.

 

Conclusión

En conclusión, el pH y la CE deben ser monitoreados para un óptimo crecimiento de la planta.

Estos cambiarán a medida que se utilice la solución de nutrientes, y a medida que envejezca. Así que comprueba el nutriente semanalmente y haz cambios para el tipo de planta que crece en tu sistema aeropónico.

Su pH debe permanecer en el rango de 5,5 a 6,5.

Utiliza agua de lluvia o destilada con un pH neutro de 7,0.


OTROS SISTEMAS HIDROPÓNICOS